EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

PIRA PAGANA - NOSTRADAMUS Y EL PAPA NEGRO

El día de la muerte de Juan Pablo II los términos más buscados en los motores de búsqueda de la Internet fueron “Malaquías”, “papa negro” y “Nostradamus”. Debe ser que a algunos nos volvió a la mente que Michel de Nostradamus vaticinó que un papa negro sería el penúltimo pontífice antes del fin del mundo.

Lo curioso es la falta de documentación que acompaña a estos miedos. Por más que yo desee un pánico mundial ante el Apocalipsis o por más que le haya pedido a Dios una lluvia de montañas incandescentes, mi conciencia me pide que desenmascare un miedo falso.

Busqué en los libros proféticos más sacros y en los más temidos de Occidente (los más sacros resultaron ser los más temidos) y no encontré una pizca de verdad sobre la existencia de algo parecido a un “papa negro”.

Las autoridades sobre profecías papales son Nostradamus y San Malaquías. Este último, un monje irlandés del siglo XII, hizo una lista de papas que se ha cumplido casi al pie de la letra (si consideramos que sus “profecías” son apenas breves “lemas”, epítetos en latín que no dan muchos detalles sobre cada papa).

Malaquías llama a Juan pablo II “de labore solis” o “el trabajo del sol” y llama al papa que le seguirá “de gloria olivae” o “la gloria del olivo”. Y esto es todo. Si alguien ve en estas palabras a un papa negro, que me avise.

Nostradamus escribió sus predicciones en un largo y complejo “poemario” llamado “Las Centurias”. Cada uno de los cien poemas de este libro se componen de cien estrofas de cuatro versos llamadas “cuartenas” (“quatrains”).

Pero la cosa se pone más fea: Nostradamus no sólo ocultó sus visiones con metáforas intrincadas, sino que, además, las escribió en un experimental franco-latín inventado por él, lo que convierte sus profecías en una tarea gigantesca de interpretación donde un perro sentado puede significar “el rey de Escocia” y un papa negro puede significar “el presidente de México” o qué sé yo.

Sabemos que Nostradamus sí predijo el atentado que sufrió el papa polaco en los ochentas y sabemos que coincide con San Malaquías en considerarlo como uno de los últimos papas. ¿Pero de dónde demonios sacamos la idea de un papa negro como señal del fin de los tiempos?

A decir verdad, esto me huele al más viejo y despreciable racismo. Siendo yo mitad negro, puedo oler la estratagema de estigmatización como si fuera un pastel relleno de guano. Puede sonar increíble, pero los racistas tienen el pretexto de Nostradamus para aborrecer la idea de un papa negro.
Toda esta euforia contra un papa negro tiene raíz en que el cardenal nigeriano (y negro) Francis Arinze (encargado de las relaciones entre el Vaticano y el Islam) es uno de los candidatos a la silla de san Pedro. He escuchado reacciones de inquietante aversión hacia la posibilidad de que sea elegido papa. Tal vez sólo por mi obsesión de estar en contra de todo él es “my nigga”.

Desde ahora y aquí lo repito: Nostradamus no menciona un papa negro. En el verso donde varios “intérpretes” —seguros de que ningún perdedor corroboraría en el original francolatino— me aseguraban que encontraría la referencia al papa negro sólo encontré “El león sobre el mar de Liguria”, y en estas palabras, caros lectores, necesitaría la imaginación de Bob Esponja para ver a un papa negro.
Es triste que una profecía que no existe agregue un temor apocalíptico a una raza que ha sufrido tanto o más que los también maltratados judíos. Esta profecía falsa es obra de alguien que nos quiere idiotizar con el miedo: es obra de un falso profeta, quien, por cierto, sí es señal del fin del mundo, según la Biblia.

No pido que todos pasemos por la tortura lingüística de leer a Nostradamus, pero sí pido más desconfianza de lo que nos quiere llenar el corazón de miedo como un gusano de veneno en las manzanas idiotas de nuestros pechos.

Que no cunda el pánico, mis racionales lectores. Aceptemos con tranquilidad el papado del negro Arinze o de cualquier otro futuro dueño de las llaves del papamóvil. Se trata solamente de un papado; sí, claro, es importante, pero, después de todo, no es el fin del mundo.

Share this:

JOIN CONVERSATION

5 commentaires:

  1. Estoy completamente de acuerdo contigo y lo digo yo, que soy totalmente blanco xD. Estoy realmente harto, por no usar palabras más grotescas, de las chorradas que están diciendo acerca de Nostradamus, quien como tu dices no profetizo ningún papa ni presidente negros, ahora se ha puesto de moda decir que con Mabus se referia a Obama haciendo absurdas sopas de letras con su nombre y apellidos que podría colar casi en cualquier nombre, además les ha dado por decir que el tal Mabus del que habla Nostradamus es el Anticristo, cuando Nostradamus lo unico que dice es...

    "Mabus morirá pronto"

    Más sentido tendría intepretar la profecia en cualquier caso, con que Mabus se refiera a uno de los asesores de Obama, que se llama Mabus y que por cierto, para decepción de algunos, es blanco.

    ResponderEliminar
  2. La Gloria del Olivo y la Destrucción Repentina
    La “gloria del olivo” está en su propio aceite de oliva, usado desde la antigüedad para ungir reyes y sanar heridas, pero también para pudrir yugos, imperios, autoridades (Isaías 10:27); este aceite es también símbolo de la unción del Espíritu Santo, sobreunción profetizada para la última generación cristiana gentil (no judía), el apóstol Pablo llama esta fase histórica, plenitud de los gentiles (Romanos 11:25 y Habacuc 2:14); y Daniel le denomina el último reino, que no tendrá fin, (Dn 2: 44-45, Ap 17:10).
    Dios Padre, amó tanto al mundo que entregó su único hijo por este; y Cristo dijo al respecto, que su reino no era de este mundo, pero también aclaró que él no vino a juzgar al mundo y que tampoco rogaría por el mundo; entonces a quien le toca llevar a cabo estas funciones y responsabilidades, de reinar, juzgar y rogar por el mundo: ¿No es a su iglesia? Recuerde que aun en el milagro de los panes y los peces, Jesús, les menciona a sus apóstoles, que eran ellos los que tenían la responsabilidad de darles de comer a las multitudes.
    Porque si la iglesia finalmente no establece el reino de Dios y su justicia en toda la tierra, entonces el cristianismo vendría a ser la estafa más prolongada y monumental en toda la historia universal del hombre. Repárese entonces, que muy pronto se reeditará la era apostólica y los pueblos tendrán y entenderán la necesidad de que una iglesia renovada, unida, llena de verdades y soluciones sociales, finalmente dirija este mundo.
    Esta iglesia reinante establecerá en el mundo la paz y la seguridad, por la misma unción espiritual que contendrá, y cuando sea quitada de la tierra vendrá la destrucción repentina (1ª Ts 5:3); su reino no tendrá fin, porque esta iglesia reinante será arrebatada por Dios, para regresar siete años después con el Rey de Reyes y Señor de Señores, para restablecer este reino en la tierra por mil años más. Después del arrebatamiento, aquí en la tierra se culminará la dispensación gentil de la gracia y se reiniciará el trato con los judíos, a través de los 144.000, pero esto último ya será en la gran tribulación de siete años, que es la misma destrucción repentina.
    El Vaticano o la ciudad en medio de las siete colinas sigue representando al imperio romano, El apóstol Juan detalla su final en la historia, este debe ser antes del establecimiento de la justicia; porque ella es la principal responsable de la inequidad y engaño actual (apocalipsis capítulos 17 y 18). Le invito a leer los textos y capítulos bíblicos sugeridos, y “La Subestima de la Biblia, del Calendario Maya y de sus Ciclos Históricos” en:
    http://www.lucasblancoacosta.com/maya-biblia.php

    ResponderEliminar
  3. la columna de humo que eligio a benedicto 16 primero salio negra y luego blanca,esto genero confusion. notradamus no dijo hombre negro papa.

    ResponderEliminar
  4. Como se le llama al General de los Jesuitas??

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)