EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

PIRA PAGANA - CÓMO NOS MATAN LAS VACAS

El mosquito es el animal que mata más personas alrededor del mundo. Los hipopótamos matan anualmente más africanos que los leones. Las vacas parecían resignadas a su destino de paquetes enormes de alimento para el hombre, pero este mundo maravilloso nos las quitó, y ahora son muy muy peligrosas.

Nos burlábamos todo el tiempo de que las vacas nunca estarían en peligro de extinción porque las sembramos y cosechamos y son incontables como granos de arena en el mar. Y nos burlamos de su paz y de sus mugidos y del hecho de que son tontas y gordas. Pero hoy en día el enemigo número uno de los Estados Unidos es un asustado becerro que está siendo vigilado por cámaras, sensores, dispositivos de seguridad y una multitud de científicos aterrados por lo que encontraron en su cerebro: una encefalopatía espongiforme transmitible.

Tal vez deba hablar despacio aquí.

El Dios del Antiguo Testamento era muy estricto en cuanto a lo que debemos o no comer. Nada de cocodrilos, cerdos, aves de rapiña, sangre o carne humana. “No comerás cerebros”. Y claro, la venganza del cielo siempre llega. Hay una enfermedad muy extraña que se llama kuru y se contrae por comer el cerebro de un ser humano. Si alguien le puso nombre es porque alguien ya fue víctima.

El kuru invade la superficie del cerebro y comienza a llenarla de agujeros. Por supuesto, el enfermo muere de una forma sumamente dolorosa y rápida. Al final el cerebro es una especie de esponja seca. El kuru y la enfermedad de las vacas locas pertenecen a este tipo de enfermedades llamadas espongiformes y que son causadas por proteínas anormales.

Aunque las vacas, a decir verdad, no se vuelven locas. Más bien les duele mucho cómo su cerebro se convierte en queso suizo. Deberían llamarla enfermedad de las vacas con migraña. O enfermedad del queso suizo. En los seres humanos es un poco más curioso y lento. El nombre humano de esta enfermedad es Variante Creutzfeldt-Jakob. Una víctima de esta enfermedad comienza a sentir cambios de ánimo. Puede saltar de alegría o llorar antes de sentirse mareado y empezar a mover un brazo sin razón.

En un lapso que oscila entre cuatro meses y un año, la memoria y la mente en general desaparecen. Con esto desaparece también la posibilidad de comunicar a sus seres queridos el indescriptible y horrendo dolor que sentirá hasta el momento en que el cerebro se convierta en polvo.

Como es sabido, la enfermedad ha llegado a los Estados Unidos, o sea, ahora sí es real y ahora sí debe dar miedo. Los portavoces de George Bush insisten en que el presidente seguirá comiendo mucha carne de res. Y tal vez es cierto, hay que comerse el cerebro, la espina dorsal o el baso de una vaca para contraer la enfermedad, pero hay que considerar esto:

¡Arriba el pánico!
Las vacunas —como su nombre lo indica— están hechas a partir de los lugares peligrosos de las vacas que mencioné arriba. Millones de niños y adultos son vacunados anualmente en EEUU, y habrá que hacer algo muy rápido para evitar riesgos. Nuestro vecino del norte está sumamente asustado.

De ahora en adelante los Estados Unidos enfrentarán una crisis enorme por culpa de los animales que parecían diseñados por Dios para que nos los comiéramos sin molestias. Los vegetarianos ven en todo esto la Sodoma y Gomorra de los comedores de carne. Las cadenas de comida rápida de todo el mundo están en shock. Cosas impensables se acercan y, si consideramos que con cada generación la enfermedad se hace más rápida y letal, las cosas pueden llegar a ponerse interesantes para el 2015.

Las vacas toman venganza desde sus sombríos silencios. Sus cuerpos se cobran lo que es suyo de los humanos que los han cortado, incinerado y destruido desde que existe la civilización. Y lo más terrorífico es que si uno se asoma a los rostros de las vacas seguirá viendo esa resignación atemporal, esa paz. Una nada que, estos días, es escalofriante.

Share this:

JOIN CONVERSATION

3 commentaires:

  1. http://varanusniloticus.blog.com/2572083/

    Great minds think alike.

    ResponderEliminar
  2. gave me goosebumps.
    que pedo rooms? en 10 días voy a hermosillo, y muy probablemente irè a tucsón.. crees que pueda haber hospedaje para un par en el depa?
    no hay purrum por mi si es la sala y es en sleeping. ;)

    ResponderEliminar
  3. René:

    Ya había leído tu texto hace buen rato, y había pensado lo mismo sobre "Great minds...". Por algún motivo (por pendejo) se me olvidó comentarte. A poco no es medio creepy?

    Enricco:

    Como ya te dije por messenger, sois bienvenidos en mi humilde casa. Gracias por los escalofríos, para mí son como aplausos del fondo del alma.

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)