EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

PIRA PAGANA - PATRIOTISMO

Originalmente publicado en
El Imparcial el 18 de abril de 2004

Para el novelista japonés Yukio Mishima el patriotismo estaba ligado a la acción, a dejarse de pensar y tomar la espada. Cabe mencionar que Mishima murió eviscerado por su propia espada en un intento de restaurar el código samurai en el americanizado Japón de los años setentas.

Y ciertamente, el patriotismo se manifiesta en las cosas que hacemos y las que dejamos de hacer, poco tiene qué ver el pensamiento. Juan Escutia llevó a cabo una empresa increíble, lanzarse al vacío envuelto en a bandera de México, que en otros casos sería catalogada como estúpida, pero el niño héroe cumplía todos los requisitos para convertirse en héroe, y sus actos hablaron más fuerte que nuestros pensamientos; de esa manera su muerte será siempre gloriosa.

El patriotismo de Mishima es visto hoy en Japón como una locura retrógrada, y es imposible en estos tiempos de escepticismos lograr lo necesario para crear nuevos héroes. Hoy sabemos que no podemos sentir gran patriotismo por un país que no conocemos. Hoy tememos sentir devoción por lo que vemos está lleno de mal, injusticia y fracaso.

Curiosamente, un país repleto de mal, injusticia y fracaso al que nunca faltan los patriotas es Estados Unidos. La clave es que aunque es un país joven, desde sus inicios sabe quién es y qué quiere y las nuevas generaciones crecen convencidos de que su país es la panacea del mundo y que son el eje de salvación sin el cual estaríamos en la anarquía o peor, en el comunismo.

Vamos a aceptar que no se puede pensar en patriotismo sin pensar en la guerra. Y como el ejército mexicano no es de a de veras es difícil sentir un orgullo bélico real por México. Los gringos tienen un ejército monstruoso y docenas y docenas de jóvenes vírgenes e idiotas dispuestos a ponerse en el camino de las balas, para los cuales es difícil no sentirse un patriota subido en un avión caza invisible con misiles capaces de borrar una península pequeña.

Lo difícil es resistir. Y la historia no me dejará mentir, las resistencias siempre pasan a la historia como heroicas, y la fuerza que sitia siempre es imperialista, codiciosa y diabólica. Los babilonios sitian a los judíos, los romanos sitian Numancia, los nazis sitian el gueto de Varsovia, Estados Unidos tiene en sitio a Irak desde hace meses.

Lo interesante es que el patriotismo debería ser un valor universal, algo que compartiéramos con todas las culturas, como el amor, el odio, la culpa, el miedo, el orgullo. Pero en estos tiempos en los que más nos valdría una lluvia de meteoros incandescentes, hay patriotismos que son mejores que otros.

El joven rubio y descerebrado que muere por Bush y por la libertad de Irak atravesado por una granada de fragmentos es mejor patriota que el iraquí que, atado a una bomba, le da un abrazo de muerte a un par de soldados invasores.

Porque, según el discurso, el iraquí usa el terror: es un terrorista, no un soldado. Un soldado es una extensión operativa cuya función más importante es la muerte. Un terrorista es, curiosamente, una extensión de acción cuya función más importante es, también, la muerte. Ninguno de los dos, no nos hagamos los ciegos, se detiene para matar gente inocente; ambos tienen una fe ciega por principios de violencia.

Y la violencia es un lenguaje que no podemos negar. Cuando no podemos decir las cosas con palabras, la acción es la que sigue y no podemos fingir que el mundo es Disneylandia o el reino mágico de las hadas. Vivimos en un mundo armado y peligroso.

Ya no hay marcha atrás. Desde que inició el sitio, Irak le hace a Estados Unidos una sangría que gota a gota le ha sacado alrededor de seiscientos soldados que murieron con un gesto de sorpresa pensando: “yo pensé que éramos invencibles”. Ya no hay marcha atrás y hay que recordar siempre la lección de la historia. Los romanos mataron a todos los judíos en Masada y gobernaron sus ruinas. El imperio romano cayó por pequeñas sangrías hechas por bárbaros, los terroristas de la antigüedad.

Cuando cayeron las torres gemelas todos lamentamos la muerte de muchos inocentes. Cuando cayó el Pentágono, repleto de gordos dedicados a la guerra, la verdad es que yo no me sentí tan mal.

Leer PDF
Read in English



Share this:

JOIN CONVERSATION

2 commentaires:

  1. y que podemos hacer al respecto?
    hay algo?
    no es suficiente estar en contra

    ResponderEliminar
  2. Queen:

    No sé a qué te refieres con estar en contra específicamente, pero en esta otra Pira Pagana explico que estar en contra es suficiente, y de hecho, si lo piensas, estar en contra es ya la mitad de la batalla.

    Y si te refieres a estar en contra de la guerra, en este poema explico cómo he hecho mi parte para darle justicia al mundo, y qué haría si tuviera el poder para cambiar la situación en Irak.

    Muchas gracias por leer :)

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)