EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

PIRA PAGANA - LITERATURA REGIONAL

Originalmente publicado en El Imparcial el 4 de abril de 2004


La división orgullosa y bestial que hizo aparecer los regionalismos literarios es sumamente dañina. Tal parece que a alguien se le ocurrió creerse una fusión de Anderson Imbert y Demócrito y decidió ramificar las literaturas nacionales hacia literaturas regionales cada vez más atómicas. La literatura sonorense es producto de una abominación de la taxonomía.

La obra literaria debe tener aspectos nacionales, regionales y personales que nos hagan pensar que hay un autor real situado en el espacio detrás de un texto, pero un autor maravilloso sabe tender lazos entre su terruño y el universo.

Cervantes habla de pueblitos, aldeanos, arrieros y pastores de la región de La Mancha. Homero, regionalista, habla de aquivos, dánaos, teucros y mirmidones, no de griegos. Pero su obra destaca no por eso, sino por su testimonio intemporal del espíritu humano bajo la calamidad y gloria de la guerra y la muerte. El regionalismo en ellos es, como debe ser, una contingencia, no un pretexto.

El escritor que cae en el error del regionalismo suele haber caído, o llega a caer, en los siguientes estados mórbidos:
1.- El escritor escribe mucho más de lo que lee. En este mundo material y capitalista, curiosamente ¡da más de lo que recibe!

2.- El escritor no conoce la Historia de la Literatura del Mundo y/o ve a los escritores como a celebridades de Hollywood. Si Borges no hubiera visto a Milton o a Coleridge como a sus iguales, jamás habría sido Borges.

3.- El escritor desarrolla una sensación de que la literatura es libertad y creación solamente, y olvida una responsabilidad hacia el lector y hacia la tradición literaria. Tratar, por ejemplo, de romper los moldes estéticos supone que el destructor los conoce perfectamente. La libertad que cree experimentar en esta etapa se convierte en pereza, y produce, casi siempre, obras atrozmente desaliñadas.

4.- Los escritores se hacen de círculos, élites o clubs de gente que se lee entre ellos y se dan palmaditas en la espalda y que se parecen a los clubs de autoayuda de señoras gordas.

5.- Los escritores se refugian en la bohemia. Los escritores bohemios son como excremento fósil de dinosaurio: testimonio de lo que ya no es. Y lo que ya no vale la pena recordar. Muchachos: más libros y menos cerveza.

6.- Los escritores creen que ser escritor es “cool” y creen que las chicas van a caer a sus pies. Pero la popularidad sexual tiene que ver con formas de éxito personal más manifiestas que la calidad literaria.
Literatura: Pretexto para beber desde 6000 a.C.

Lo más grave es que estas manifestaciones de escandalosa pereza literaria no son privativas, como se esperaría, de escritores jóvenes o novicios, sino que escritores viejos, felices de que alguno de sus libros tuvo éxito entre unas cuantas señoras copetudas y momíficas, se quedaron congelados en el tiempo y se convierten en escritores-escoria que ganan los concursos y nos quitan a los jóvenes guapos y talentosos los puestos laborales que merecemos y que pagan el ocio jugosamente.

Como sea, hay una luz de esperanza, un pájaro azul al fondo de la caja del terror: un puñado de escritores que decidieron olvidar la “popularidad”, los premios literarios, los “espacios”, y optaron por las sombras, el desconocimiento y la befa. Que escriben una literatura seria, comprometida, con el arte, no con el Che, sorprendente, irreverente, inteligente.

El problema es que el sistema no los traga y tal vez nunca lo hará: pero mientras estos artistas sean la sal de la tierra y la luz del mundo hay esperanza de que la literatura regionalista, como debe ser, desaparezca y le de paso a muchas literaturas únicas, irrepetibles e independientes a las que doy el novedoso nombre de escritores, por el amor de Dios.

El texto completo: “Ensayo enojado sobre los regionalismos literarios”, aparece en el número más reciente de la revista Manuel, de la Escuela de Letras de la Unison, editada por Xavier Munguía et al.
Leer PDF
Read in English





Share this:

JOIN CONVERSATION

1 commentaires:

  1. me queda la duda si el comentario es tuyo... en todo caso, gran verdad sobre lo que se dice en el post. No se exactamente como es en mexico, pero aqui en Chile, en la zona norte, tenemos un gran problema con los regionalistas... bueno.., asi es la vida, asi es la literatura.

    Saludos.-




    http://jonathanbeckman.blogspot.com

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)