EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

PIRA PAGANA - LA GENERACIÓN ENOJADA

Originalmente publicada en El Imparcial el 22 de febrero de 2004

Al principio de la novela de Chuck Palahniuk, “Fight Club”, Tyler Durden expresa la opinión de una generación enojada con la historia: “Este es nuestro mundo, nuestro mundo y esa gente antigua está muerta”.

La nuestra es una generación enojada porque se suponía que la cuenta de años, siglos de modernidad, orden y progreso debería tenernos en un sitial privilegiado, en una sociedad perfecta, feliz, divina. Pero no es así.

La posmodernidad nos puso en la cima de la historia y ahora vemos el paisaje completo de los vuelos y caídas del hombre. Vivimos en un mundo regido por el arbitrio, y por primera vez en seis mil de historia, lo sabemos perfectamente.

Nuestro tiempo nos obliga a dudar de todo, a saberlo todo, nos obliga a luchar por nuestros derechos civiles, a ser tolerantes e influyentes.

Esto ha engendrado dos vertientes: La generación enojada y la generación zombie. La segunda está conformada por los adictos a la autoayuda, los posmodernos, los escépticos, la plaga de racionalistas rancios, los pacifistas, los ecologistas y los turistas espirituales (de los cuales hablaré otro día).

Para la generación de los enojados, la modernidad cumplió su propósito: la razón, la duda metódica, triunfaron sobre “las sombras de la ignorancia”. Pero con la llegada del siglo XX y las nuevas tendencias científicas y artísticas, las bases de todo lo que conocíamos fueron puestas en duda.

Y ponerlas en duda parecía bueno, pero no lo fue, porque hoy en día ya no sabemos hacia dónde ir ni qué hacer, simple y sencillamente porque sabemos demasiado.

El problema está en que pensamos demasiado, y el problema es que pensamos en cadena, en ideas infinitamente eslabonadas que, muy probablemente, están equivocadas desde el principio. La verdad es que deberíamos tener la fuerza para aceptar que tal vez estamos radicalmente equivocados.

Los hijos de la generación enojada creemos que hoy día el contacto humano está dominado por la frialdad y el miedo: los amantes se besan con desconfianza y los niños ya no se rompen la cara en los patios escolares. El respeto equivale en la mente de hoy a no tocar, a no tener ningún contacto con nadie.

Eran mejores los días en que la guerra se peleaba rostro a rostro. Ezra Pound dijo “Vale más una hora de combate que un año de paz”, porque Pound entendía que el ser humano no debe fingir que es un ángel. Somos no sólo imperfectos, sino que estamos diseñados para el mal.

Pero el signo de nuestros tiempos es negar la maldad: Por esto mismo la humanidad corre peligro de convertirse en una máquina de lloriquear, en un sistema de ultra tolerancia donde nadie le importe a nadie. Estamos sumamente enojados con la historia.

La única salida que tenemos es encontrarnos de nuevo en la pasión y en lo arbitrario. Y tal vez esto se logre sólo aceptando lo mucho que nos corresponde a todos del espejo de la violencia y el caos.

Read in pdf
Read in English



Share this:

JOIN CONVERSATION

4 commentaires:

  1. Mi caro amigo.... Cambié mi direccion al simple y sencillo arkaitse.blogspot.com.

    Actualice sus links para que no crea que desprecí de la faz de internerd.

    Un abrazo gigante y suerte!!

    ResponderEliminar
  2. no pues me fascinan tus posts, ya no hay nada que agregar ni nada que se te pueda responder y si hay algo pues qué es? Ya responder aqui es cagarla y darte un quemón.

    Pero ps eso de ser zombie no es ser tán automata como crees, tal vez hay muchos zombis, los zombis zombis y los zombis nihilistas que están conformes con ello.

    ResponderEliminar
  3. qué bueno que yo me la paso enojada
    saludos ¬¬

    ResponderEliminar
  4. Undead Pornstar:

    Los zombies nihilistas que están conformes son simplemente nihilistas. Risible postura, ya que, como dice mi amigo Lopescu, la ausencia de ideología es una ideología. O algo así.

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)