EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

PIRA PAGANA: MIEDO Y ODIO EN HOLLYWOOD

Vine a Los Ángeles porque Martín, mi editor, me dijo hace una semana que quería algo sobre los Óscares. Sé que mis colegas de Perfiles van a hacer algo insulso y aburrido, así que decidí aprovechar el automóvil de mi primo Jesus "Hardigan" Pacheco y nos fuimos él, mi novia y yo.

Llevaba en mi cartera el número telefónico de un pariente mío (en este texto le llamaré James Pacheco, pero, por supuesto, no se llama así) que vive en Sylmar, cerca de Los Ángeles; en verdad no me interesaba mucho una reunión familiar, pero este tío lejano mío se encarga de organizar una red de apuestas ilegales sobre los Oscares en Los Ángeles y pensé que a Martín le gustaría un reportaje sobre este constructivo tema.

En Sylmar nos instalamos en casa de mi tío apostador. Ahí platicamos sobre la industria del cine y, principalmente, sobre cómo una película obtiene el Óscar. Al final de la noche me enseñó la mejor forma de apostar por una película, treta que explicaré a usted, querida lectora, al final de esta Pira Pagana.

La familia que nos crió a mí y a mi tío James nos enseñó a desconfiar de las cosas en las que intervenían gente que se creía mejor que los demás. Lo peligroso de vivir en una democracia es que todos nos creemos mejores que otros para señalar los errores que no vemos en nosotros mismos. Por eso tanto mi tío como yo vimos con agrado que ambos desconfiábamos de la Academia.


Cochis en L.A.
Alrededor de mil quinientos actores son los que decidirán la suerte de las películas que ganarán o no el Óscar este 25 de febrero en Los Ángeles, Californication, USA. Algunos otros vetustos productores, directores, ingenieros y grises personalidades sin interés para nadie conformarán este selecto grupo de votantes. Para apostar hacia una película hay que considerar que son en su mayoría actores sin cerebro (no intelectuales o autoridades académicas) las que eligen a los ganadores.

¿Cómo se elige qué película va a ganarse un Óscar? Hay que saber que esta decisión no es sólo un premio, sino una especie de inyección de adrenalina mezclada con gasolina hormonal de sapos gigantes y de testículos de dinosaurio para la carrera de un director o de un actor. Esta cosa es importante como el demonio.

Primero, me describió mi tío, la película debe ser estrenada, ab ovo, en Los Ángeles, en gran formato, y ser, sin dudas, más estadounidense que ser gordo y ver tele todo el día. También, tiene que estar afiliada a una de las grandes cadenas fílmicas para asegurar que no se está premiando algo independiente y con alma.

Cuando ha sido pre-nominada, los antecamaristas, voceros oficiales de las películas, ejercen presión paralela a la publicidad mediática de sus “clientes” y ejercen un poder casi hipnótico ante los miembros de la Academia de Artes y Ciencias de Producción Fílmica.

El teatro en chino, foto mía...
Después viene la parte interesante: los miembros de la Academia ven las películas en casa y deciden cuáles serán las nominadas. Parafraseo: “la mayoría de las veces las películas más melosas y con actuaciones más afectadas son las que se llevarán la admiración de los votantes”.

“También es garantía poner a un actor o actriz de edad avanzada gritando cosas gloriosas o luchando por alcanzar sus sueños. No falla la fórmula del amor imposible, los negros rehabilitados y cursificados o el clásico motivo del regreso desde el Infierno de las drogas. Por supuesto, también todos respetamos un film muy épico con tomas de gran angular y música de John Meyer Wilkinson sobre ejércitos que se destripan.

Mi novia y mi primo salieron unas horas, lo que me dio oportunidad de ir con mi tío a su oficina. Con orgullo me mostró el hueco que dejó una bala en la pared crca de su sillón, “un muy muy mal perdedor” dijo solamente y me mostró la barroca gráfica de las estadísticas. Las apuestas por los Óscares son un negocio grande y le dejan a mi tío cerca de diez mil dólares cada año. Le pregunté, pensando en el final de mi columna, cuál era el truco para ganar las apuestas de los Óscares.

“Son los Golden Globes”, me dijo mi tío. Sacó de su bolsillo una hoja de papel, doblada en ocho: 17 de los últimos 21 ganadores del Golden Globes por mejor película han ganado el Óscar a mejor película en los Oscares. 16 de 21 ganadoras del mismo trofeo a mejor actriz gana el Óscar. “Tienes que hacer una combinación de corazonada e investigación, pero el punto de partida para una buena apuesta sobre los Óscares es los Golden Globes”.

Los Muertos, de Martin 'Escoserse'
Mis entrañas apestosas me decían que apostara por “Los Muertos”, de Martin Scorsese (yo le doy mis propias traducciones a las películas, no me molesten), pero el truco de mi tío le da más probabilidades a “Babel”. También sería dos tres un error apostar por “Little Miss Sunshine”, pues es una comedia y la academia es famosa por rechazar las comedias. Puse trecientos dólares para “Los Muertos”. Aunque no ganó el Golden Globe, lo hice por respeto a Scorsese. Mi tío guardó el dinero e ingresó mis datos a su computadora. “Bienvenido a las apuestas, mijo”.

Y así, lectora, me hice parte de ese mundo imbécil de las apuestas. Le dejo el truco de los Golden Globes por si quiere hacer un poco de dinero con la divertida, adictiva y remunerante actividad de las apuestas ilegales.

Share this:

JOIN CONVERSATION

10 commentaires:

  1. Menos mal que los que eligen las películas ganadoras no son intelectuales o autoridades académicas. No quiero imaginar a un grupo de amargados señorones de barba y saco decidiendo qué premiar. Si el óscar es un premio comercial para películas comerciales, lo más coherente es que el jurado cumpla con ese perfil ad hoc.
    Por otro lado, que los premios franceses, suecos, etc., se hagan de gente con cerebro y así puedan seguir presumiendo que su cine, de autor, artístico, intelectual, tiene alma, genio. Y todos felices, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Unas preguntas:
    Si tu tío es un apostador, mafioso, que seguramente siempre va a lo seguro, ¿por qué no habría de engañarte con el hecho de darte esa información?
    Tú invertiste en "Los muertos". ¿puedes estar igualmente seguro que tu tío no esperaba eso?
    era un tío lejano y por lo tanto no sabe tu forma de penar ¿o sí?

    ResponderEliminar
  3. Unas preguntas:
    Si tu tío es un apostador, mafioso, que seguramente siempre va a lo seguro, ¿por qué no habría de engañarte con el hecho de darte esa información?
    Tú invertiste en "Los muertos". ¿puedes estar igualmente seguro que tu tío no esperaba eso?
    era un tío lejano y por lo tanto no sabe tu forma de pensar ¿o sí?

    ResponderEliminar
  4. Que aburrido reportaje

    ResponderEliminar
  5. hola estaba leyendo el blog de smooth y jajajajajaj me pase a ver algunos blogs y me tope con el tuyo ke barbaro que padre escribes vi tus otros blogs aunque este es un poco informal a comparacion de los otros este es igual de entretenido saludos!

    ResponderEliminar
  6. Luis Lope:

    Tienes tazón, qué bueno que el Óscar lo otorguen noexpertos. No voy en contra de eso. Simplemente hay que tomar eso en cuenta a la hora de apostar.

    Óscar Buga:

    Mi tío no iba a engañarme por que es mi tío, y los Pachecos somos bien leales, a la madre.

    Hector Zuñiga: Sí, no es el meor que he hecho, pero almenos da consejos útiles.

    ♥KiTtY KaT♥:
    Muchas gracias por los halagos. Ah, por cierto, yo soy Smooth.

    ResponderEliminar
  7. Los Óscares los eligen las personas responsables de realizarlas: Directores, actores, productores, agentes, escritores basados principalmente en Hollywood.

    Si quieren ver que gane una película de seis horas sobre un hombre durmiendo, están en la ceremonia equivocada. (Espero hayan entendido la referencia, si no, les falta ver más cine)

    Visiten offtherecordpage.blogspot.com
    CINE CINE ETC.

    ResponderEliminar
  8. Babel: ...

    Nelson el de los simpson: Ajaaaa!!
    Apuntando con burla al director.

    ResponderEliminar
  9. entonces, como cuanto dinero ganaste?

    ResponderEliminar
  10. Oye, un consejo, cuidado con Martín Contreras como editor, ese tipo es como mucha raza en El Imparcial, usan a la gente como papel higiénico. Un día te usan y al otro te ignoran. Al tiempo, al tiempo...

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)