EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

PIRA PAGANA - SIMPATÍA POR EL DIABLO, RELOADED... (Cartas de los lectores)

Curiosa carta, esta que recibí de Justino Pérez López, un lector con muchas pelotas, porque no decidió criticarme como anónimo, sino como lo hacen los fidalgos: dando bien la cara en un email personal. Mi admiración va hacia este sujeto que me condena al Infierno muchas veces en muy poquito espacio. Leamos todos su carta en la que hace polvo todos los estamentos que escribí en mi Pira Pagana llamada "Simpatía por el Diablo". El texto en cursivas corresponde a la carta del señor Justino. En negritas adjunto mi humilde respuesta a sus "lecciones".
Hola, señor Pacheco. hace tiempo leí un artículo suyo publicado en perfiles el domingo 5 de diciembre del 2004 titulado 'simpatía por el diablo' pero hasta hoy me encontré de nuevo el periódico entre la basura y le puedo escribir; a ver si le agradan unas pequeñas lecciones.
—Primeramente le hago saber que Papini escribió el texto de El diablo antes de ser más pío que el Papa, y después se retractó, así que no lo puede -o no lo debe-, tomar como referencia sin este antecedente. No podemos sentir piedad hacia el diablo, ni tampoco odio, es cierto, pero sí lástima; lástima porque es un ser concreto, individual, inmortal, pero con un principio, que nunca será admitido al gozo de la presencia de Dios. ¡Y esto que no escribía una Pira Pagana!

En el texto yo decía que "Giovanni Papini era más pío que el papa" en algún momento de su vida. No soy tan matado como para saberme la vida de Giovanni Papini; ¡perdóneme por no ser Goethe, Feijóo o Justino Pérez. Ah, y antes de decirme que soy tan malo como el ablo, véase dentro de su propia alma, cabrón.
—Segundo, Papini no era un teólogo, era un escritor como usted, que tampoco es teólogo, así que debe ser más cauteloso en asuntos que no ha meditado lo suficiente, o que no ha leído con propiedad. Si es escritor, como se llama a sí mismo, debe entender que 'los poetas mienten muchas veces'. -¿Quién dijo eso?-. El ángel caído, y el hombre después de morir, no tiene el perdón de Dios, eso lo enseña Jesús, lo enseña la iglesia, lo enseña el Magisterio de teólogos y reconocidos filósofos, qué importa lo que digan algunos escritores.
¿Dónde demonios dice el ángel caído que los poetas mienten mucho? ¿Ya ha leído usted el texto en la lengua original? Cuidadito con acusar, y con juzgar, que ya sabe que no es tanto que me enoje yo, sino el buen Yahvéh, que es bien irracional y vengativo. Y eso de que el hombre al morir no tiene el perdón de Dios me suena a calvinismo. Yo tenía entendido que era precisamente al morir que el hombre encontraba el perdón en la misericordia infinita de Dios. Sobre el Diablo he meditado mucho: nunca suficiente, pero sí bastante. Como escritor no tengo la responsabilidad de ser una enciclopedia de exactitud, sino un sujeto que escribe bien y que despierta el interés de los demás. Tal vez he fracasado en esto, pero es mi más clara intención.
—La historia bìblica del diablo no comienza en el libro de Job, sino en el Génesis; escrito en tiempos de David cuando la hegemonía y la tradición doctrinal de Israel estaban prácticamente consolidadas.
Cierto, se me pasó el Génesis, pero, come on! todos se saben el cuento de la serpiente. Bueno, los budistas a lo mejor no. Ni los bebés.
—El cristianismo no heredó la cosmovisión politeista de Roma, ni la de Grecia; fue monoteista como Israel y éstos ya usaban símbolos e imagenes para expresar realidades como el diablo.
Ah, cómo jodidos no.
—Los campesinos no eran apestosos más que a sus narices incapaces de sentir caridad, pero para Dios el olor de sus virtudes subía y sube como incienso agradable.
Por supuesto que apestaban. Se necesita ser mentiroso, no piadoso, para decir que la gente no apestaba en la Edad Media. Además, no todos los campesinos enmierdados eran santos, también algunos debieron haberse ido derecho al Infierno.
—No se puede describir físicamente a Satanás porque no tiene cuerpo, es un ángel; le recomiendo estudiar Sagradas Escrituras para que entienda qué significa el dragón.
Que una cosa exista no quiere decir que tenga forma o manifestación física. Pero de todos modos se necesita un contorno fenomenológico para experienciarlo. Te recomiendo que cheques de nuevo el catecismo del padre Ripalda.
—Eso de Luzbel no puede ser corroborado, no se tiene certeza de ello. ¿De dónde lo sacó? ¿De las pláticas de su abuelita? Y el Dios del antiguo Testamento no da miedo si uno está de su lado y deja de ofenderlo. ¿Cómo no les iba a dar miedo a ciudades enteras como Sodoma y Gomorra, tan depravadas? ¿Por qué Dios tendría que tolerarlas? El justo, no sólo de Israel, sino el hombre justo, es amado, cuidado, protegido y mimado por Dios.

Lo de Luzbel lo saqué del
Paradise Lost de Milton, el que usted no ha leído porque nadie en el mundo que no tenga más de sesenta años lo ha leído completo. Y los que lo han leído lo han hecho a la fuerza. Mi abuelita no hablaba del Diablo y sus pláticas eran sencilas, tiernas y no llenas de mierda pretenciosa como estas cosas de la que usted y yo hablamos. Y si me vuelve a mencionar a mi abuela en esa forma lo voy a buscar, López, y le voy a meter un caballo lleno de puercoespines por el culo.

—No hemos sido engañados por un puñado de clérigos exagerados. Lea a Santo Tomás y verá que usted y él, —y tantos otros, y la enseñanza magisterial— están de acuerdo: El diablo no tiene forma. Pero en lo que sí estoy de acuerdo con usted, lo que le admiro y no puedo dejar de ponderárselo, es eso que puso en el último capítulo de que el diablo es mucho más cercano a nosotros: Usted mismo lo lleva en el corazón.
Lo corroboro. Siento una simpatía hacia Satanás, que fue la que me llevó al conocimiento y aceptación de Cristo porque fue el Diablo el que me hizo saber que la fe es muy cool. Sí lo llevo en mi corazón porque todos lo llevamos.

Usted al condenarme al Infierno sólo por mi Pira Pagana está comiéndose al prójimo y es sólo Satanás quien puede poner a uno contra el otro de esa manera. Claro que existe y claro que no tiene forma. Yo nunca dije lo contrario. Lea de nuevo la columna. A lo mejor hay una pinchi viga enorme de metal, una especie de dildo ocular que le estorba la vista y no puede leer bien.


Me encanta recibir cartas de los lectores. Pero soy un pinchi mimado, y cuando no me dicen cosas bonitas y que estoy muy guapo, exploto y tengo que defenderme. Gracias, Justino, por la atención a mi columna y te recuerdo que no vuelvas a hablar de mi abuelita así o te voy a llenar la cabeza de agujeros grandes como las bocas abiertas de un chingo de pescados podridos.



Read in English



Share this:

JOIN CONVERSATION

16 commentaires:

  1. Te chingaron Carlos. Pero tu boca, como siempre, está llena del semen de la soberbia. De igual forma, qué estéril todas esas cosas. Ya sabes: no terminé de leerlo!!
    PD: Por qué lo publicas hasta ahora? se acabaron las ideas?

    -FUX

    ResponderEliminar
  2. "POR SUPUESTO que apestaban. Se necesita ser MENTIROSO, no piadoso, para decir que la gente no apestaba en la Edad Media."
    ¿Qué te pasa, Carlos, con ese vulgar literalismo? El tipo se pone a tono con el lenguaje bíblico figurado del olor de la santidad y tú resultas con esas afirmaciones pedestres...

    Acéptalo, Carlos, más allá de su valentía, Justino Pérez López sí te pegó una chinga, y no sólo eso: lo hizo directamente contigo en el mail, y no lo puso en un blog (si lo tiene) para que sus camaradas le dieran la razón o le dieran palmadita, como seguramente alguno que otro lo hará.

    Mejor esperemos la opinión descarnada de Smooth y la postura mesurada de Dino trajeado.

    ResponderEliminar
  3. Fugo: El email me lo escribió Justino hace unas horas. Se ve que no leíste ni el inicio, donde dice que se acaba de encontrar mi columna entre la basura.

    Así que, automáticamente, vete al infierno.

    Y tú, Luis Lope, no manches, yo estaba defendiendo lo que dije LITERALMENTE en mi columna, o sea, que literalmente, los medievales apesataban. Si Se me quieren poner conceptistas está bien, pero yo solo defiendo lo que dije, no porque haya sido correcto, sino porque mi ego es una cabrona ballena azul hecha de jabón y si la tocan un poquito se revienta.

    Y yo no veo la chinga, sino las quejas de alguien que exige que los escritores seamos, al estilo decimonónico, los portadores de la razón, la verdad y la cordura.

    Tú también vete al demonio.

    ResponderEliminar
  4. jajajaja, todos al demonio, PAcheco, todos, Justino también, que supongo ha de ser un seudonimo.

    ResponderEliminar
  5. CArlos: te la dejaron ir y sin vaselina. Acéptalo dude!

    ResponderEliminar
  6. Te cuesta 2 3 asimilar lo evidente. Justino se queja de tu falta de cultura, de que tu texto delata a un "escritor" que no lee o no lee bien... no se queja de tu falta de verdad...
    Si no quieres que te critiquen, pues no publiques porque, como deberías saber, a la crítica le vale madres tus intenciones o tus ideas disque iconoclostas de frustrado. Y si sigues escribiendo y publicando, pues a aguantar varita. No seas llorón: es un texto intrascendente!!!
    Y la verdad sí leí el inicio, pero llegué hasta donde dices la fecha en que salió publicado. Más adelante se aclara el punto (no avancé tanto, qué flojera). También, que sarra, pero lo publicas para que te apoyen, como bien dice Luis (comentario al cual nunca aludiste en tu listita convenenciera) para convencerte de que tienes la razón, cuando el tipo por lo menos te lo envió al correo directamente y te dio una buena revolcada. Te presentó argumentos por lo menos fundados, más allá de tu obsesión vanguardista de que no hay verdades desde las cuales podamos hablar.
    Si él fue un valiente por hacer eso, entiendo entonces que tú lo publicas en tu blog por cierta cobardía.
    Y vete al culo.

    -Fux

    ResponderEliminar
  7. Ese tipo es un borrachín arrepentido que cambió el "pluma blanca" por una caverna luterana desde la cual maquina terribles e inútiles venganzas. Tiene el síndrome del converso y siempre jode y jode a los escritores de columnas que se atrevan a tocar temas bíblicos. A mí se me fue al cuello porque escribí algo también Perfiles en donde argumentaba que nuestra hediondez humana nos liga a Caín; el vejete replicó con la biblia en mano: "No podemos ser hijos de Caín porque el diluvio mató a los malos"

    ¡Viejo mamón!

    Saludos Pacheco

    ResponderEliminar
  8. "No tuve otro pecado que el orgullo intelectual, pero tan fuerte, que hinchó mi fantasía hasta el delirio"
    Visarion en el capitulo de los Luciferinos
    El Juicio Final de Giovanni Papini.

    Sigue con esas simpatías Carlos! yo ya tengo mi penthouse asegurado al lado del señor de las patas de cabra!

    ResponderEliminar
  9. No puedo ver en mi pantalla tus glosas, Carlos. Utiliza otro color, por favor. Ya no se peleen por eso. Hay una guerra en Medio Oriente por estas fisuras que se prestan a miles de inerpretaciones, más siendo un problema de exégesis.
    Carlos, Luis, Fugo, yo mismo: Pasemos a otra hoja. Sigamos con la crítica argumentada en los blogs y dejemos los insultos. Saludos muy afectuoso.

    ResponderEliminar
  10. Perdón: también es un llamado a la concordia para ti, Smooth. Como estás en Tokio, a veces me olvido de ti. Pido me disculpes por mi torpeza, mi estimado compañero de bitácora. También te envío, exprofeso allende de los mares, saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  11. Don Justino es un fundamentalista cristiano, al igual que los fundamentalistas musulmanes a los que tanto alabaste porque se encabronaron por las caricaturas degradadas de Mahoma. Tú, por el contrario, hiciste una caricatura, literaria, estética, del diablo, el adversario. De ahí su enojo y su razonamiento celoso y violento, que desembocó en el tuyo, no menos violento.
    Ahora, sí, cabrón, defiende o justifica a los locos musulmanes fundamentalistas. La diferencia es que aquí don Justino no te llegó con pedradas literales.

    ResponderEliminar
  12. Soy un pendejo. Perdón por las letras rojas, estimado Dino. También perdona mi explosión de rabia. Sólo una persona (o reptil)ecuánime como tú podría traer la concordia con tu amabilidad, sin argumentos cerebrales y mam flakes. Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  13. por eso la fe, los "dioses" y los "diablos" valen verga... solo sirven para enmarañar mentes.

    Ese justino me suena a justicia divina :P maldito degenerado, que utiliza sus "conocimientos" (notese las comillas, porque siempre se tiene que citar a alguien mas para poder dar opinión), para tratar de minimizar a la gente.

    Saludo Pach!

    ResponderEliminar
  14. y ese dino trajeado me excita =P jajajaajajajajaja

    ResponderEliminar
  15. Lo que un ruco bièn cristiano y mamón te diga vale verga.
    Lo que un escritor pueda escribir escrito escribìdo, es su pedo y aunque este BIÉN CAGADISIMO, CAGADO CON GANAS,CAGADO CABRÒN, LLENO DE MIERDA, a nadie se le obliga a leer.

    Pero que se metan con tu abuela y te la medio pongan de diabólica, Nonono se pasó de vergas este señor Justino.

    ResponderEliminar
  16. Yo creo que el señor está en su derecho a decir lo que se le venga en gana, pero hay que distinguir bien, el señor se está metiendo en la literatura, creyendo que fuera una columna religiosa, osea, no sabe ni que pitos toca. Si quiere discutir cuestiones religiosas, pues que busque un forito en internet sobran. Me repatea las bolas los que no son artistas y quieren empezar a chingar con cosas que no son. Por otro lado Carlos, deberías retarlo a un duelo, y a su mail solo le hubieras dado delete, o decirle: vete al caño y buscate un foro wey. Deberían de pelear puño a puño, y que sea la religión contra el arte jajaja.. Bueno, nomás vine a hacer barullo.

    El más mam flakes de todos.

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)