EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

PIRA PAGANA - UN GORILA DE RACISMO

Las expectativas acerca de la nueva versión de King Kong del pac-manesco y obeso director Peter Jackson fueron bastante desalentadoras a la hora de calcular los ingresos en taquilla.

Algunos críticos optimistas han predicho que a pesar de ello King Kong puede convertirse en la película más taquillera de la historia humana, aun por encima de la aburrida cinta de James Cameron, Titanic, que obtuvo 1’250 millones de dólares en todo el mundo.

Dudo mucho que King Kong, el rey de los gorilas, pueda alcanzar el éxito de la película de barcos y amores hundidos. Y aunque sabía esto, no tuve más remedio que ir al cine a presenciar las hazañas computarizadas del simio y sus amigos.

Las escenas de acción valieron el boleto, pero de igual forma me aburrió infinitamente la primera parte de la película, llena de pseudo-drama hueco. De igual forma, la humanización de Kong me decepcionó; difería en mucho de la masa informe y despojada de sentimentalismos baratos del King Kong de los treintas. El nuevo simio informático me recordó al pie grande del filme familiar Harry and the Hendersons, de 1987.

Después de algunos días de darle vueltas al asunto, me di cuenta de algo esencial que había pasado por alto: había ido solo al cine ya que mis escasas amigas, tanto las reales como las del mensajero de MSN, se habían rehusado abruptamente a acompañarme.

Sé que soy feo y apesto a veces, pero nunca me habían rechazado en forma global. Les pregunté qué hacía tan indigna la película King Kong. Las respuestas variaban: “Es que dura tres horas”, “es que se me hace que va a estar bien cursi”, “no me agrada la historia” o “no me gusta”. Era evidente que las respuestas que me daban eran vagas e imprecisas.

Discutiendo con un amigo acerca de las miles de interpretaciones que caben en King Kong nos percatamos que en realidad lo más sencillo era el famoso “temor al negro”. El documental Bowling for Columbine del desparramado Michael Moore explica con detalle tal fobia de la sociedad norteamericana y que, al parecer, compartían mis mejicanas amigas.

Y es que la historia de King Kong difiere en pocos aspectos a la de Titanic. Se trata prácticamente de lo mismo: el amor imposible. Las dos historias desarrollan la mayor parte de su trama en el mar; las dos retratan un triángulo amoroso; los dos filmes terminan del mismo modo.

En King Kong hay una escena mam-flakes que recuerda mucho a la actriz enamorada de Titanic, donde se muestra a Naomi Watts igualmente recortada en la proa del barco, contra el mar romántico del atardecer.

¿Las diferencias entre ambas cintas? Veamos: el protagonista de King Kong es un simio enorme, feo, musculoso, violento, bruto y negro; mientras que en Titanic Jack Dawson, (Leo DiCaprio), es lo opuesto: delgado, atractivo, agradable y, aunque es vacío como Kong, es sexy y blanco. En pocas palabras, un príncipe azul.

Al sentirme plena y fálicamente identificado con el simio y sus tácitas facultades de entrepierna, le expliqué a mis amigas dichas meditaciones, pero su punto esencial era que la película de Jackson les parecía extensa… ¡olvidando que Titanic dura más que la descomunal obra de simios de Jackson!

King Kong representa una encrucijada ideológica y moral de la cual creíamos que ya habíamos escapado. Kong es la metáfora descarada de la comunidad negra, traída a Norteamérica bajo el sistema esclavista, y que después de liberarse del yugo, se convierte en una amenaza que debe ser erradicada de las megaciudades.

En el fondo de este film pulsa la paranoia sanguinaria de la historia de Estados Unidos. Bajo este argumento, la explicación del fracaso de la película del mismo director del hit El Señor de anillos la debemos buscar más allá del hecho estético que propone el film.

Bajo estas premisas, me atrevo a decir que la película del simio negroide no va a compararse, ni aunque estuviera siete años en el Tíbet y en las taquillas, con el éxito cuasi-nazi de James Cameron, que, además, es un director que ama a los actores rubios y muy guapos. Yo soy mitad negro, amigo lector, y no podría estar más greñudo y enojado.

Leer PDF
Read in English




Share this:

JOIN CONVERSATION

13 commentaires:

  1. No no no no no no, King Kong no es la metáfora de ningún esclavo negro: es lo que es, sin interpretaciones, un changote. Es totalmente comprensible que tus amigas no quisieran ver esta película asquerosamente misógina, y es que ésta es la representación zoofílica machista más grande que ha producido el cine comercial. En cuanto al racismo, claro que lo tiene, pero no porque King Kong represente a los negros, sino más bien porque los negros representan a King Kong. Y otra vez, la misoginia asquerosa hace más mierdera esta película.

    ResponderEliminar
  2. Peor por que si ven el titanic y no kong king!!!!!!!!!!????????????? eso no explcias usrio anonimo

    ResponderEliminar
  3. Porque King Kong es expresamente misógino, mientras que titánic lo es implícitamente.

    ResponderEliminar
  4. ¡Pero las mujeres ven MUCHAS películas misóginas! ¡Podría hacer una lista enorme de COMEDIAS ROMÁNTICAS (el opio del pueblo femenino) más misóginas que mis tíos más rancheros!

    En las que el hombre es el centro de sentido y la mujer una pobre polilla desastrada y abandonada hasta que encuentra el falo mágico que la hace feliz.

    Touchée, Ms. Papel...

    ResponderEliminar
  5. Me gusta la idea de que King Kong no sea una metáfora, sino sólo un changote.

    Carlos y Smooth, no se hagan: ustedes no son sólo misóginos, sino feminazis!!

    ResponderEliminar
  6. King kong tiene muchisimas facetas:

    http://garciala.blogia.com/2006/010801-king-kong.php

    Me gusta la de naturaleza contra urbanidad.

    Es más que un changote!! es EL changote!!

    Tiene su lugar por algo...

    ResponderEliminar
  7. Pero ndie deice nada del titanic!!! porque???

    ResponderEliminar
  8. ay si, "tiene su lugar por algo" como tantas otras mierdas: RBD, Britney Spears, las novelas de tv azteca y televisa, cuahutémoc sánchez... Digo, si el concenso fuera la medida de verdad de las cosas pues qué jodidos estaríamos. King Kong es una kk misógina.
    Por cierto, no soy el anónimo que anda pendejeando en la otra entrada.

    ResponderEliminar
  9. pero bueno, si KKK es misógino explicitamente (que no se trata de un changote y ya??) y titn implícitamente (la doña, a pesar e no quedarse con el pene de jacck, sobrevive, y eso es machismo, porque el director nos dice que eso es lo sorprendente del asunto!!!) cual es el punto de la discusion???!! digo,no decimos mucho cuando apuntamos hacia lo evidente que ambas son misóginas y ya, pero más allá de eso, nadie toca el tema del racismo: las mujeres los prefieren rubios!! porque detestan tanto a KK??? ambas peliculas son machistas, pero noto que nadie apunta al titanic y pienso qe las mujeres lo hace n porque de seguro, ambas anonimas, tienen entre su colecciones de dvd al titanic... que basuar!

    ResponderEliminar
  10. olvidé decir que el pacheco acertó al comentario: todas las mujeres nos obligan a ver comedias románticas!! y eso, no kk, es lo más misógino que hollywood ha producido...

    ResponderEliminar
  11. Quién recordará a RBD, Britney Spears, las novelas de tv azteca y televisa, cuahutémoc sánchez... dentro de 70 años (o 40, si se prefiere)??

    ResponderEliminar
  12. Le dmos muchas vueltas nomas para no decir que somo una sociedad donde aun persiste el racismo.

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)