EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

PIRA PAGANA - LA TRAICIÓN

De que la traducción es una traición se ha hablado mucho. De que la traducción es una mentira con buenas intenciones también. Se ha hablado hasta el cansancio de la traducción en general. Pero yo no hablo como todos. Yo hablo como los ecos de las navajas y como hablaría un panal de miel invadido de moscas negras.

Hace años, un día, traduje un poema de Charles Baudelaire, “L’albatros” y me sentí tan mal con el resultado que tuve que ir a Catedral con un sacerdote. Lo agobié por horas con una discusión sobre si traducir era mentir y si la traducción debía ser condenada.

Para la Iglesia, la traducción no es pecado por la “doctrina de la intención”, que entró en vigor después del Cuarto Concilio Luterano de 1215. Esta dice que el pecado es pecado desde su concepción en la mala intención de cometerlo como acción. En ese caso, la maldad de la traducción, al tener como raíz la buena intención de compartir, no es pecado.

El sacerdote concluyó que, sin embargo, “si la traducción se concibe como un medio para confundir o desviar las buenas conciencias es un pecado muy grave.” Al parecer este punto de vista católico es compartido por la mayoría de los intelectuales y lectores de traducciones de todo el mundo occidental.

Pero no por mí. Me fastidian los puristas. Me encanta traducir y perder gran parte de lo que traduzco. Es como transportar en un tazón enorme toda la sangre derramada por Cristo, pasar corriendo con el tazón por enfrente de la casa de María de Nazareth y cuando ella me ve yo le cierro un ojo y le tiro un beso, salpicado de sangre, regándola por el piso, y llego a mi destino (cualquiera que este sea) con el tazón a la mitad, pero con unas manchas muy sensuales en mi rostro. Son esas manchas las que hacen que todo valga la pena.

El traductor puede encontrarse con las trabas más increíbles y con textos cumbre de la no-traducción, como Alice in Wonderland y Ulysses, los haikús de Basho y los poemas de E. E. Cummings y las tabletas acadias de hace 8000 años. Traducir este tipo de textos, según todo el mundo, equivale a mentir mucho, porque es imposible situarse en la peculiaridad sociohistórica de quien los produjo.

Pero es imposible excluir indiscriminadamente a otros textos de esta categoría de intraducibles: Todo texto es intraducible. Al traducir La Biblia nos encontramos con el mayor problema de traducción del mundo. ¿En qué idioma hablaba Dios en las cabezas de los profetas e inspirados que escribieron el Libro de Libros?

O traten de traducir un chiste del inglés al español o viceversa. El error de quien lee traducciones es pensar que hubo en el texto una metamorfosis total, cuando en realidad un texto que se traduce muere en el proceso. Y el resultado es un cocodrilo taxidermizado, con brillo en los ojos de vidrio e infinitos puñados de estopa en las entrañas.

La única salida es cambiar el significado mental que tenemos de traducción: que sea globalmenre aceptada como una revisión creativa: mi poema que se llama “Las Bodas del Cielo y el Infierno” ya es mío y no de William Blake. Debería firmarlo como mío y ustedes deberían aceptar que es mío así como se acepta que el Evangelio es de Marcos y no de Dios, autor secreto de todo.

O si una mujer me abofetea, produciendo con eso un signo interpretable, y yo lo traduzco como que la mujer me ama, déjenme ser el autor de los textos de mi destino. Leer y traducir son casi lo mismo.

Todos los ciudadanos somos traductores. Los traductores no son una especie exótica, son cualquiera que desdoble la realidad en términos muy personales. Son todo el que observa y piensa, pero más el que escribe, pues traduce la realidad dos veces, en la inteligencia y en la creación.

La traducción objetiva no existe. La frase en sí misma es una contradicción arrogante del término. Por mi parte, preparo una traducción versificada de La Ilíada. No se la pierdan... ¡Estará lista en 2015, más o menos! Autor: Carlos Pacheco, no Homero. Ni de broma.

Read in English


Share this:

JOIN CONVERSATION

14 commentaires:

  1. "Me fastidian los puristas". No he conocido a alguien tan purista como tú, no te hagas pendejo. Además, lo de la traducción ya estña bien comentado por todas partes. Que hueva.

    FUX

    ResponderEliminar
  2. !Cuánta agresión hacia el buen Pachuco¡
    Let him be chingado.

    ResponderEliminar
  3. umm... Cambiando drásticamente de tema por aquí dejeme lamerle los huevos yo también Carlos porque su movie le quedo muy buena, me reí mucho.

    Congratulations

    ResponderEliminar
  4. jajajajaja.. veo que tienes algunos enemigos carlos.. yo creo que estoy de acuerdo en algunas cosas.. oye por cierto, estoy terminando de leer pescando truchas en america y me gustaría que me aclararas unas dudas vale?

    ResponderEliminar
  5. Que mala leche de todos. Pinchi Carlos, se nota que no te gustan las críticas. Pinchi tema bien superado y si uno fuera cabrón pensaría que hasta te lo plagiaste, como es costumbre. FUX!

    ResponderEliminar
  6. Claro que no me gustan las críticas, loco, ¿desde cuándo es requisito para un blog ser bien ecuánime?

    Y sí, cabrón, me plagié como la tercera parte del texto, tanto la cita del tazón de sangre como el final, que se lo robé a Hunter S. Thompson, pero eso ya se sabe de mí.

    ¿Cuál es la jodida sorpresa?

    ResponderEliminar
  7. Que bueno que lo reconoces puto. Ya nos estamos entendiendo mejor, así me gusta. El pedo es que vale madres si te gustan o no, y, como es obvio, no es requisito que seas ecuánime ni nada de esa demagogia pose de punk frustrado, pero tampoco es requisito que siempre te laman el culo o que uno se calle lo que es evidente, y si no, pues no publiques porque vas a seguir recibiendo mierda. Te faltó decir que lo de enmedio, lo de los pecados, te lo robaste íntegro de Eco. FUX!

    ResponderEliminar
  8. hahahahahaha... a mi me parece que los frustrados son Fux (fugo?) y Anónimo, bah, que mamada, le dan demasiada importancia con su odio, publicidad gratis, mejor para carlos creo... ehm.. bueno a mi me importa un carajo si se lo plagia o no, yo también plagio mis ideas de otros autores y???? SUE THE FUCK OUT OF ME cheeky bastards!

    ResponderEliminar
  9. Lo bueno que guggenheim no es carlos fuentes o michel foucalt ni ningún escritor o algo parecido a un intelectual porque daría hueva leerlo. en cuanto a lo del plagio, creo que no tiene importancia si plagias o no cuando en realidad nunca has escrito nada ni publicado nada. Creo que has errado el punto. FUX-Fugo!

    ResponderEliminar
  10. hahahaha.. lo bueno es que no soy carlos fuentes ni richard brautigan, ni milán kundera ni james vonegutt soy guggsy el pasajero y no me importa.. yo tal vez no he publicado literatura fux, pero bien, yo me dedico a otras cosas como la fotografía por ejemplo... y si aún así sigo errando el punto, pues bueno eso ya significa que soy muy estúpido. saludos fux! que pinche que ni te dejaste ver en las vacaciones..

    ResponderEliminar
  11. Jajajajaja... con razón enrique pusiste ese rollo del plagio, aunque pienso que en fotografía ha de ser cabrón esto de plagiar. Saludos loco, me enteré que te fuiste muy rápido. Pero volviendo al grano, es verdad que e simposible no tener "influencias", pero eso es diferente al plagio, creo (aunque si nos ponemos radicales, eso podemos clasificarlo como un plagio. Qué deprimente) Fux- Fugo

    ResponderEliminar
  12. asi es.. y bueno, creo que si es màs dificil plagiar en fotografía pero, si se puede imitar en un extremo arrogante.. bueno, en fin.. si, como lleguè me fui.. jejeje.. espero nos veamos en un futuro no muy lejano.. saludos Fucs.

    ResponderEliminar
  13. "no hay nada nuevo bajo el sol"
    Ideas recicladas... creaciones renovadas.
    signos y simbolos vistos de diferentes puntos.

    No me toques a Baudelaire Pacheco ¬¬
    saludos.

    ResponderEliminar
  14. enserio no te gustan las criticas carlitos???, es tan divertido ser criticado, ademas de productivo y creador de revoluciones internas...

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)