EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

NO GOLPEES A ALGUIEN EN LA CARA

No golpees a alguien en la cara. Si alguna vez te ves en la situación de poder escoger entre golpear a alguien en la cara o no hacerlo, por favor, decídete por la segunda opción. No es solamente porque quiera ser el embajador de la paz y la armonía, sino porque hay muchas desventajas en las cuales no pensamos de manera cotidiana.

La malas películas nos han enseñado que es muy cómico cuando un personaje que aparenta timidez (muchas veces una mujer) le da un solidísimo puñetazo en la cara al villano, muchas veces frente a las cámaras de televisión. La secuencia va más o menos así:


VILLANO QUE SE SALE CON LA SUYA: ¡Así es, Joe Adventure, esta vez frustraste mis planes, pero jamás podrás probrar nada! ¡HAHAHAHA!

MUJER (novia o esposa del héroe): ¡Chúpate esta!


Le da un puñetazo justo en los hocicos.
Este cansadísimo tropo hace que todo mundo se sienta satisfecho, pues le da a "los buenos" una forma de justicia primitiva que no les dará la ley. Hay una variante menos violenta y que es muy común en las películas para niños y es el tropo de "una sustancia viscosa, semilíquida o repugnante cubre al villano como castigo de sus pecados".

Pero el punto no era hablar de tropos pendejos, sino aconsejarles que no golpeen gente en la cara. No sólo uno corre riesgo de romperse los dedos o sufrir de serias infecciones (al parecer la saliva humana es muy sucia), sino que también en las películas y series en las que vemos estos actos nunca se ven las consecuencias. Un golpe en la cara no es algo de lo que uno se levanta tan tranquilo y como si nada. Se rompen cosas adentro de uno y se necesitan días o semanas para recuperarse.

La única serie televisiva que más o menos me convencía en cuanto a sus chingazos en la cara fue Lost, porque desde un principio se nos dijo que la Isla donde los protagonistas vivían tenía un efecto curativo.

¿Pero qué me dicen del clásico de Bud Spencer y Terence Hill, Dos puños contra río? Demasiados golpes en la jeta. Y crecimos con eso, con la idea de que el puñetazo en la cara era la epítome del heroísmo. Batman daba puñetazos en la cara, no usaba pistolas y bombas, como sus cobardes contrapartes. Ergo, dar un chingazo en la cara no sólo era aceptable, era heroico.


Pues no, compadres. Reflexionen, piensen en cuántas cosas muy malas les pasa a aquellos que se ven sujetos a un putazo en la trompa. Pónganse en sus zapatos.

No den chingazos en el hocico. Es malo.


Arriba les comparto un nuevo clásico de la comedia. No se engañen, los madrazos en el océano pacífico sí duelen un montón.

Share this:

JOIN CONVERSATION

4 commentaires:

  1. cierto! Es mejor aprender a dar patadas o rodillazos.

    ResponderEliminar
  2. En cierta ocasión, me pasaron un video hardcore dónde una linda japonesita era bañada con varios litros de una sustancia viscosa, semilíquida y repugnante, producto de varios hombres, HAHAHAHAHA!!

    Pero tienes razón, crecimos viendo una tv dónde los putazos en la cara eran algo muy común y siempre la primera opción de defensa; un ataque muy "light" que inhabilitaba a los oponentes el tiempo suficiente para que el héroe pudiera salvar el día y justo antes de que pudieran reincorporarse, llegaba la policía para esposarlos a todos y agradecer a Joe Adventure por desmantelar una organización rusa, traficante de armas, cuyo líder odia a los norrteamerricanos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que a la única persona que he golpeado en mi vida es a mi hermano, patadas, puñetazos, pero en la cara no jeje, ahh también me desgreñe con una prima y a otra le di con algo en la cabeza... era defenderme o morir :P jaja Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Nota posterior menos mamonamente chistosa:

    Yo creo que lo más malo del puñetazo en la cara que nos enseñaron los héroes del siglo XX (de los personajes de pulp hasta jackass) es que no sólo es cómico, heróico o emocionante soltar un golpe justiciero: es fácil.

    Como bien dice Carlos, la saliva infecta, los dientes se rompen y rasgan la piel, las falanges y los metacarpianos se fracturan.. ese clásico jab noqueador que Flash Gordon le propina a los esbirros de Ming lleva implícito silenciosamente una prodigiosa fuerza, años de entrenamiento boxeando y villanos a los que podemos quitar toda empatía porque quieren tronar nuestro planeta... recordemos que (al menos en México) un hematoma (moretón) en cualquier parte del cuerpo se considera como una lesión personal cuya incapacidad supera los quince días para aliviarse sin secuelas. Eso ya puede ser usado como móvil de demanda o cárcel.

    No solamente es moralmente malo y legalmente peligroso dar golpes en la cara o en cualquier otra parte del cuerpo; es difícil hacerlo con certeza y seguridad. Hemos negligentemente olvidado que la violencia como solución de conflictos pertenece al mundo de la ficción, y nos es socialmente atractiva como escape porque rompe las reglas de la rutina.

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)