EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

MI AVENTURA EN TUCSON

El significado de la palabra Aztlán es "lugar de las Garzas" (del náhualt "azta" (pájaro blanco) y "tlan" (lugar de origen).

Era un día normal. Di una clase de español y me dirigía a casa en Hermes, mi fiel bicicleta de montaña. Normalmente llegaría a casa a preparar unos sándwiches o espagueti, dos litros de jugo en polvo, pondría una película y seguiría escribiendo mi tesis. Pero algo inusual ocurrió.

Unos gringos estaban señalando algo en el laguito artificial que está en el extremo oeste de la Universidad de Arizona. Volteé a ver y sorpresa:




Nunca había visto una garza de cerca. Alguna vez mi mamá me había dicho que las bandadas blancas en el cielo eran "patos o garzas", pero volaban tan alto que bien podían ser guacamayas.

Una garza y un lago de inmediato dispararon mis instintos ancestrales y, como un demente lamentable le dije a mi bicicleta: "Entonces es hora de buscar la aventura, ¿no?" Mi bicicleta no me respondió, porque en verdad no estamos en el universo de Los viajes de Kino.

Cuando dejé de ver las calles y edificios que me resultan familiares comencé en todo momento a preguntarme cuándo debía volver. Sólo tenía dos rebanadas de pizza en la panza y no estaba terriblemente hidratado. Pero hacía sol y viento, la cual es mi condición climática favorita, además Hermes continuaba sin preguntarme.

En una curva encontré este Gran Cañón en tiempos del cólera:


Y aunque se ve muy cool y majestuoso, es en verdad (¡Alas!, triste realidad) una pared artificial creada para un barrio exclusivo.

Cuando tomé este camino comencé a sopesar la probabilidad de haberme perdido. "Al menos me perdí en un barrio rico" le dije a Hermes. Mi vergonzosa cobardía y clasismo quedaron sin respuesta. No sabía si después de esta larga curva había comercios, gente o una calle que me pudiera llevar a casa.

Así que decidí tomarme fotos.


Al final sí encontré una calle que me llevaría directamente a mi origen. Comenzaba a obscurecer, así que decidí parar en un Wal*Mart; me fumé un cigarro y entré. Vi algunas cosas que quería comprar, pero mejor no, Wal*Mart me cae muy mal, así que nomás fui por lo necesario: una lámpara para mi bicicleta. Sabía que mi esposa no estaría muy contenta de saber que anduve por calles lejanas y desconocidas en una bicicleta sin luces y con mi saco negro.
Por cierto: no se permiten fotos en Wal*Mart, así que esta foto es muestra de mi calidad de bad-ass.

Como mi viaje tuvo inicios ornitológico-épicos yo pensaba que iba a encontrar algún mítico guru pascua yaqui que me revelaría mis orígenes indígenas. O alguna señal mística de mi plan en el Universo. Pero sólo encontré un falso Gran Cañón y una mujer desdentada que me pidió un cigarro. Le di dos y volví a casa.

No soy una persona que viaja. No me gusta dejar la seguridad de mi casa. Pero, lectoras, ¿cómo resistirse cuando los símbolos lo ordenan? Sentí una fracción minúscula de la pasión por vagar que tuvieron los antiguos. La fascinación de los aqueos al ver lagartijas luchar como serpientes en el campo de batalla, la de los aztecas que siguieron las profecías de un sacerdote vestido de las cabezas diminutas de cientos de colibríes. La de Bill Adama y Laura Roslin... oops... demasiado nerd...

Hasta la próxima, perdedores.

Share this:

JOIN CONVERSATION

11 commentaires:

  1. ¡Ah chingao! ¿Tu bici no te respondió? Pos ora sí que: ¿de cual fumaste, maestro?

    Jejeje, ora falta leer lo que hicites de regreso. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ...por cierto, ¡chido Cepillín enojao!

    ResponderEliminar
  3. Su bici no le responde porque esta del otro lado del atlantico. ¿Tanto te hago falta que le pones mi nombre a tu bici? Por cierto gracias por tenerme presente en momentos aventureros.
    Casey Jones

    ResponderEliminar
  4. A mi me gusta un chingo andar en bici pero en en una ciudad se preste para eso, aquí es todo un espectáculo digno de circo ver a una mujer en bicicleta.
    Recuerdo que en Tucson me iba a la escuela en falda bien agusto. Lo más lejos que llegué en bici fue desde la UA al zoológico, ese que está cerca del country club... yo sé que no es mucho, pero si lo haces en pleno verano a las 2 pm, créeme que es el triple de esfuerzo y más para una pesona tan floja como yo.
    Lo más curado es la combinación camión-bici. Que daría por que existiera eso en México...

    ResponderEliminar
  5. a la madre que viajesotote jajajaja :), insisto, soy fan.

    saludos

    ResponderEliminar
  6. Jajaja te la mamaste con la foto de Cepillín

    ResponderEliminar
  7. Pues claro, fue un mensaje ancestral, que quitandome tradicionalismos, envolturas en la bandera tricolor y destellos del deslumbrante pasado indígena, solo los mexas pueden interpretar. La garza en el lago no es más que el destino manifiesto de los pueblos mesoamericanos, mucho antes del gringo.

    Es místico y profético, no es un mundano documento expancionalista.

    suerte con tu siguiente quest onda rpg.

    ResponderEliminar
  8. Vaya, yo que creia que ese muro era parte del cañon que esta en Arizona. Garzas creo que yo si he visto, lo que no he visto son flamingos, tal ves haya sucedido en alguna de esas visitas a algun zoologico en mi niñez las cuales me pasaron en blanco ya que no tenia la edad suficiente para entender lo que estaba viviendo. Definitivamente me gustraia toparme con un flamingo.

    Por cierto, ¿tu sabes donde encontrar la edicion impresa de watchmen? , o en su defecto, ¿no la habras publicado en alguna ocasion en este tu blog o tal ves en chufa?

    ResponderEliminar
  9. en algún torrent debe andar, date tu vuelta en piratebay

    ResponderEliminar
  10. Wey necesitas salir más, por que no te das un rol en la ciudad de México y vas al Parque Ecológico Xochimilco.

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)