EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

DE SEXUALIDAD FELINA

Bérénice

Por Bérénice Consavela

Hoy recibí una noticia que me hace dudar hasta de mi propia existencia. La gatita que cuidé, amé y amamanté como si fuera mi propia hija es gatito. Lo más probable es que después de meses de hablarle como a una niña se haya vuelto gay y por eso camine con una ondulación sensual de las caderas que no deja a nadie indiferente.

Aparte del estado de shock que me sumerge, de la carrilla que me hacen mis suegros y del hecho de que voy a tener que ir a modificar sus documentos oficiales con el veterinario (o dentista como lo llamo yo), un sentimiento de perplejidad infinita me invade mientras escribo estas palabras: ¿qué tipo de mujer soy?

Soy una mujer casada y, como se supone, la anatomía masculina no es para mí un misterio, ni aunque nunca la hubiera visto en carne viva sería un misterio pues me dieron clases acerca de la reproducción en la secundaria y en la prepa. Entonces ¿qué revela de mí el hecho de haber ignorado dos wewitos negros del demonio durante cuatro largos meses? ¿Cómo me pude imaginar como algo normal en una hembra la ausencia de vulva y la presencia de testículos?

Todavía no encuentro respuesta, pero sé una cosa, bueno dos más bien: el concepto de masculino y femenino me parece totalmente obsoleto ahora y el amigo dentista este (o veterinario como le dicen los demás) debería de jubilarse ya o a lo mejor tiene una sexualidad muy ambigua.

Se seguirá llamando Luna.




Share this:

JOIN CONVERSATION

7 commentaires:

  1. Suele ocurrir Bérénice, suele ocurrir...
    El método más fácil para diagnosticar el sexo de la mascota es el siguiente:
    Ponlo acostado de espaldas y hazle cariño en la panza; si se pone contento es macho, si se pone contenta es hembra...

    Doh!

    Un abrazo grandoe!

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces sus testículos tardan en bajar hasta unos meses después de haber nacido, así ha pasado algunas veces con mis mininos (misi resultó misón, clavo resultó clavita, y sombra resultó sombro pero conservó su nombre origina)Una vez pasó lo contrario, Rocco resultó ser Rocca, pero cambié su nombre a Naomi.

    Así que don't worry my friend, shit happens.

    Por cierto, esa pequeña beba negrita está hermosa!

    ResponderEliminar
  3. yo tambien tenía gata negra llamada Luna porque ví sailor moon.

    A lo mejor la anatomía masculina ya no es secreto para tí porque eres casada, pero nuestra psicología siempre te será un misterio.

    Hace años, leí que los gatos eran el animal con más índice de tendencia a la homosexualidad, no tengo idea de como llegaron a la conclusión pero me imagino que algún zoologo se habrá ideado un buen método para granjear su muestreo.

    ResponderEliminar
  4. y las tetillas?! qué me dices de las tetillas, mujer?! hay que abrir más los ojos, por favor.

    ResponderEliminar
  5. Yo tenía una gata negra que se llamaba "Jason" porque la encontré un viernes 13...
    bendita lógica infantil :)

    ResponderEliminar
  6. Los gatos machos también tienen tetillas!!!

    ResponderEliminar
  7. Ark:
    Bérénice no estaba enterada de ese chiste que al parecer en México y Chile estrena a los comediantes del futuro. Saludos por parte de ambos, Sexy Ark of Doom.

    Negra:
    Tu comentario fue muy informativo y bienintencionado, lástima que llegó tarde. Nos dio mucha curiosidad, después de leer tu comentario: cuántos gatos tienes??? (Gracias mil por piropear a Luna) :)

    Undead Pornstar:
    Hasta ahorita recordé a Luna de Sailor Moon, es cierto, qué pedo!

    Cabrón Insensible:
    Pues ya mi Negra te corrigió.

    René:
    Esa es la lógica más cool a veces.

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)