EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

PIRA PAGANA - VIDA DE CASADO

Es casi como magia poder despertar en las mañanas y decir que tengo esposa. Nuestro cuarto no tiene vista de la torre Eiffel y los habitantes hoscos y violentos del barrio trece no son tan amigables como los franceses de las tarjetas postales, pero ahora sé que en verdad no es la calle, sino mi esposa la que es París.

Quisiera compartir con mis lectoras las vistas de una Ciudad Luz no publicitada, de las verdades de la pobreza y la ignorancia, el machismo y la marginación que veo todos los días al salir del edificio, pero en estos días no tengo muchas ganas de aplastar los sueños de las señoras burguesas con perrito y mucho tiempo libre como si fueras cucarachas de oro.

Hace un mes que sellé el contrato matrimonial y ahora veo cosas sobre la vida de casado que sé que debo documentar, porque es fácil olvidar cómo fue la primera etapa de un proceso tan largo como una vida en común con un consorte.

Solteros del mundo: casarse no es tan diferente como el resto de la relación; claro, se siente un orgullo parecido al de convertirse en licenciado o reina de belleza, uno tiene un título indeleble que cambia todos los aspectos sociales de la identidad. Uno va por la calle fumando un cigarro y se siente como todas las otras caminatas de la soltería, pero de pronto uno piensa, sonriendo: estoy casado.

Casados del mundo: entiendo que la rutina algún día genera esas situaciones que son la causa de tantos chistes que ven el matrimonio como la venganza pasivo-agresiva de Dios por haberlo crucificado en un madero con clavos enormes en sus manos, pero yo traduzco esa sensación adormecedora con otro estado espiritual: Paz.

Paz porque ya no tengo que buscar un sentimiento de películas o un amor tormentoso como el de los libros que tanto contaminaron mi juventud (¡no lean literatura, lectoras!), estoy en París pero no quiero a la Maga de Cortázar o a la decadente Naná de Emile Zolá. Quiero algo simple y sencillo ante lo grandioso y explosivo.

Quiero sentir lo que siente un marinero después de quince años de cazar ballenas azules; lo que siente un cirujano viejo ante su trigésimo muerto en el quirófano. Lo que sintió el fotógrafo de Marylin Monroe después de mil quinientas fotos.

Por supuesto, todas estas cosas bonitas que digo de estar casado tienen que ver con encontrar la persona perfecta, en mi caso alguien que me dejó conservar mi personalidad y con quien puedo hablar como con un amigo.

Además, déjenme presumir, siempre pensé, en mi discriminante y eurocéntrica cabeza, que las italianas y las francesas son las más atractivas. Mi esposa resulta ser una mezcla de estas nacionalidades privilegiadas por el mar, el queso y la Historia, tres de las fuerzas más poderosas del mundo.

Como les conté a mis lectoras hace unas semanas, estuve estudiando cocina en París, y aunque puedo darles la receta para preparar tunas caramelizadas con pétalos de rosa y chocolate de tamarindo en salsa de ajonjolí, mejor les dejo algo sencillo y fácil de preparar. Si quieren mis recetas pueden contactarme por email o ir a mi weblog en línea. A bientot, compañeras, y feliz día del amor.

Prepare un espagueti o pasta de su preferencia. Ponga a freír unas dos tazas de champiñones frescos junto con cebolla picada en tiras medianas. Licue tres ajos chicos. Hay que fundir una taza de queso crema (o queso de cabra, ¡nom nom nom!) con un cuarto de taza de harina, mantequilla al gusto, comino, pimienta y un chorrito de leche para apagar la harina.

Cuando la salsa esté lista agregue un chorrito de vino blanco o un chorrito (aún más pequeño) de tequila o bacanora. Ponga todo sobre su espagueti o pasta favorita. Experimente, cambie los ingredientes. Lo más divertido de cocinar es volverse loco.


Share this:

JOIN CONVERSATION

3 commentaires:

  1. Te lo dije, despertar sera lo mas hermoso del dia.}

    Muchas felicidades Carlos, me siento muy feliz por tu felicidad , vaya.

    Un beso.

    Saludos a la NO maga, a Autentica.

    ResponderEliminar
  2. qué pira tan feliz! :) será porque ando bien cursi ultimamente, no sé, pero me identifiqué, vaya! qué feliz! jajaja
    te imaginé cocinando como bestia loca con lo que dices en la última línea jajajaja ... y se vuelve todavía más divertido cuando la locura se comparte :D

    ResponderEliminar
  3. A mi me gustaba cocinar para mi, pero se vuelve aburrido y triste. Tal vez por eso recurría mas a los sabores dulces.
    Me gusto tu post, saludos!

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)