EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

PIRA PAGANA - POR EL ARCO DEL TRIUNFO

Bérénice
POR BÉRÉNICE CONSAVELA





Cuando Carlos Mal se dio cuenta de que no había seguido sus instrucciones en la Pira Pagana del 25 de marzo, se puso un cuchillo en el bolso del saco y me acompañó hacia el aeropuerto, donde no tuve más remedio que tomar un avión de regreso a Paris.


Al descubrir los resultados de las elecciones del 6 de mayo me pregunto si unos tajos en el vientre no hubieran sido mejor opción que enfrentar, a mi llegada, la decisión del 53% de mis compatriotas: hacer de Nicolas Sarkozy (candidato del partido de derecha “Union pour un Mouvement Populaire”) su presidente por cinco años.

Les quiero agradecer el haberse quedado ciegos frente a la evidente manipulación mediática que se desarrolló desde enero, aquí, en Francia. Obviamente estaban sordos cuando periodistas de varios canales denunciaban amenazas por parte de su grupo de campaña.

Sordos también cuando la prensa regional y el importante Canal+ propusieron organizar, entre ambos turnos, un debate entre la candidata socialista Ségolène Royal y el centralista François Bayrou, pero decidieron cancelarlo a último minuto. Mentira seria decir que fue coincidencia cuando Sarkozy se oponía a ese encuentro y trató de ridiculizarlo, calificándolo de “pequeñas intrigas en un hotel parisino”.


Al parecer, los miembros del partido de Bayrou que se refugiaron bajo las faldas de Sarkozy antes del segundo turno para conservar sus puestos, ellos sí que no participaron en una “intriga”. La aplicación de la palabra es ambigua en el diccionario sarkozista.

¿Cómo calificar entonces las relaciones entre el grupo Lagardère (los grandes de la prensa escrita), el grupo Bouygues (al cual pertenece TF1, el canal francés más visto) y Sarkozy? ¿Amistad neutra? Si TF1 no hubiera iniciado la sobre-mediatización de los dos gobiernos en los que participó el candidato o si no hubiera basado la mayoría de sus reportajes en la delincuencia juvenil, que era la “gran batalla” y fuente de promesas de Sarkozy, se podría hablar de amistad neutra.

Como Ministro de Interior, para 2007 mostró una disminución de 1.79% en delincuencia y al mismo tiempo un aumento de 4.81% en la violencia hacia las personas: Sarkozy logró poner en la cárcel a vendedores de drogas y ladrones de motocicletas (como por ejemplo la de su hijo que se pudo encontrar gracias a una búsqueda de ADN, técnica que nunca se usa para casos similares), pero creó un clima de agresividad y tensión que dejo florecer las violaciones y los robos violentos.

Arriesgarse a ir otra vez por los barrios de las ciudades periféricas de París (y otras aglomeraciones) sería suicida para el presidente. Recordarán que en estos centros urbanos se quemaron al menos unos diez mil coches en los motines de otoño de 2005. Durante una visita a estas ciudades los propósitos de Sarkozy fueron percibidos como insultos por los habitantes.

Su intención de expulsar del territorio francés a los extranjeros que participaron en dichos eventos y ciertos propósitos caricaturescos hacia la población musulmana han contribuido a que a nadie le parezca sorpresivo que se haya quemado 730 autos en la noche de su victoria.

Es muy probable que tales actos sigan a lo largo de los cinco años que vienen, ya que, obviamente, Sarkozy decidió que no necesitaba los votos de esa parte de la población para ganar ni tampoco quiere gobernar para ella.

Como se supone, encontró votos por otra parte: los que logró robarle al partido de ultraderecha Front National. Muchos opinan que fue un gran progreso hacer que volvieran extremistas a la derecha tradicional. No es muy popular la visión opuesta de que en realidad se trata de una extremización de la derecha liberal y que en lugar de un logro seria más bien un gran peligro político e ideológico.

Minimizar la importancia de la ultraderecha es una estrategia mediática nacional que se puede averiguar también cuando se explica la participación del 85% de los registrados con el pretexto de una campaña sumamente interesante mientras parece mas verosímil que hayan votado tantos para sólo para impedir que llegara el FN al segundo turno (cosa que había pasado en 2002).

Galvanizado por su victoria, el presidente pasó una noche en un hotel de lujo antes de irse por jet privado a Malta (no muy lejos de Turquía, país que Sarkozy no quiere aceptar en la Unión Europea), al yate de un industrial, a pasar algunos días de vacaciones, probablemente para sentirse más cercano al pueblo francés antes de empezar su mandato.

Aunque este resultado sea la expresión de una democracia sorda y ciega, algunos franceses aun tienen voz para que se escuche su desaprobación, pero necesitarían amnesia frente a los datos enumerados previamente para poder aceptar el triunfo de Sarkozy y gritar con orgullo: “Vive la République, vive la France!”


Leer PDF
Read in English



Share this:

JOIN CONVERSATION

3 commentaires:

  1. mmmmm, ya veo muy interesante de verdad muy interesante lei cosas que nunca pense pero bueno, saludos! muy buen blog de verdad felicidades!

    ResponderEliminar
  2. ya lo decía yo, ese robespierre no dejo buena semilla en los pinchis franceses...

    a ver si este sarkosy no quiere cortar cabezas luego... y el pueblo en un plebiscito dará su aprobación, bien cieguito y mensín...

    ResponderEliminar
  3. Qué curioso. Ahora los franceses ya saben lo que sentimos muchos con la imposición de Felipe Calderón (FeCal) en México.

    Sólo que el único detalle es que los frances sí votaron por el Sarcoma de Sarkozy, mientras que aquí FeCal usurpó la presidencia mediante un fraude electoral.

    ¿Que no hubo fraude? Se negaron a recontar voto x voto y a facilitarle a los ciudadanos el acceso a las boletas electorales. Hace unos días el Tribunal Electoral decidió que los ciudadanos no pueden consultar los sufragios para saber quién ganó en realidad el pasado 2 de julio. Por eso en fecha próxima los votos serán quemados.

    Sí. Igualito que con Carlos Salinas de Gortari.

    Eso dice muchas cosas de la "legitimidad" de nuestra democracia.

    Pobre México y pobre Francia, pero bien se dice que "cada pueblo tiene el gobierno que se merece".

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)