EL BLOG DE

CARLOS MAL

(Qué injusto es Dios)

ÍCARO

Herbert James Draper, 'El luto por Ícaro'
Herbert James Draper: Mourning for Icarus.
Solo en la biblioteca de la horrible UTH en Hermosillo he encontrado todos los tomos (en facsímil) de la increíble Revista Moderna, lo mejor que ha dado México en términos de arte entre Sor Juana y Frida Kahlo. De ahí extraje esta pieza de hermosa sobriedad y veladas presunciones alquímicas que, desde ahorita aviso, me voy a robar y leer como texto mío en lecturas públicas, horas de junio y cosas de esas. El autor es un desconocidísimo Jaime Croix, veracruzano y snob a todas luces. Como yo.

Ícaro batía las alas con abandono. Seducido por el sol, no sentía el fragor de sus músculos. La brisa del mar y los vientos desconcertados se mezclaban y le daban a su vuelo la inconstancia de las mariposas. Por un momento planeó. La cera que unía las plumas de sus alas le recorrió los costados y los brazos como un sudor meloso. Vio el oro prohibido del sol y sonrió. Aleteó con más fuerza: la cera le corrió la ruta e las piernas, las plumas se desprendieron una a una. Estaba tan cerca del sol que sólo debía aguantar unos cuantos aleteos más. Las cintas de sus brazos cedieron y el aparato de vuelo se fue con el viento. Ícaro se quedó suspenso, con un brazo estirado hacia el sol. Iba a caer, y por primera vez se imaginó su cuerpo hecho grumos de sanguaza entre los dientes diminutos de los peces. Con el brazo extendido, la boca abierta y los ojos bajos, miró el boceto gris del mar, donde habitan los muertos del mundo. Caía. No.

Sintió una mano de oro bullente quemarle la suya. Unos dedos largos y fuertes que lo sostuvieron. Ícaro volteó hacia arriba y una cálida paz lo envolvió. Un brazo vigoroso y dorado lo llevaba hacia el sol. Entre el caos blanco de la luz vio una sonrisa y unos ojos. Era Satanás.



Read in English



Share this:

JOIN CONVERSATION

7 commentaires:

  1. Excelente extracto.

    La pintura también está chingona, ¿de quién es?

    Saludos y ¿donde anda Cecilia Catalán?

    Pasame su mail

    oscar

    ResponderEliminar
  2. Yo sé dónde anda wey...
    Está... Está....

    EN TU CULOOOO!!

    jajajaja vean Rambo si no le entienden! jajajaja

    ResponderEliminar
  3. lindo texto... pero es lo mismo que ya se habìa dicho mucho antes, eso de que la luz del conocimiento es el demonio...

    mentira... esas ondas son mitologìas... ideìtas religiosas judeocristianas

    ResponderEliminar
  4. Oscar, disculpa a Smooth y disculpa que no te haya contstado antes: por si visitas este blog de nuevo, te aviso que la Cecilia Catalán de quien hablo se llama Cecilia Catalán Díaz y vive en Santiago de Chile.

    Sobre la otra Cecilia C. no sé casi nada, pero estoy seguro que puedes llamar a su casa y preguntar por ella.

    Saludos, y muchas gracias...

    Chamagosa: sí, ya se había dicho hace mucho. Pero las cosas se repiten. Además el texto es de 1899, así que no está tan mal, creo.

    Ahí te va un texto con algo que nunca se había dicho antes, si lo que quieres es originalidad:

    SAKFJAÑKDFpawrñaknf.lznc.lKDSAÑKF{ÑSKEROPT3420938a_lDM-LSK!!!!

    ResponderEliminar
  5. fascinación por las eternas recurrentes falsedades...

    no tenías que aclarar de qué época era, se podía inferir del dato de que es sacado de la revista moderna y por el estilo... muy modernista-simbolista

    ResponderEliminar
  6. asi fui yo,
    siempre mirando arriba
    quemandome las pestañas
    hundida en las rodillas de otra
    de otra.

    quien se rinde ante la luz?
    la maldicion de icaro y todos los poetitas siglorenses,
    lo que sea,

    pinche lugar ameno.

    ResponderEliminar

Todo mensaje anónimo será borrado. Que tengas un día excelente ;)